Publicado: 24 de Noviembre de 2017 a las 07:29

Moverse Por Menorca en barco es de las mejores experiencia que nos ofrece la Isla, dar la vuelta a la isla de cala en cala o simplemente hacer excursiones de un día por el litoral de Menorca nos permitirá acceder a los rincones de su costa inaccesibles y fondear sobre sus aguas más transparentes.

Uno de los mayores atractivos de la isla son  sin duda, sus playas y calas vírgenes. Las hay para todos los gustos.

Cerca de Ciutadella, en el extremo noroccidental de la isla se encuentra el solitario faro de Punta Nati, el viento, el mar y las peculiares construcciones que sirven de refugio para el ganado le confieren  al sitio un entorno misterioso.   

La costa sur está formada por blancos arenales rodeados de abundantes zonas verdes de pinares, sus calmadas y cristalinas aguas son de un tono azul turquesa profundo.

En el norte la costa es rocosa y agreste por la erosión que provoca el viento de tramontana. La arena de algunas de sus playas es más gruesa y a veces rojiza.

Al resguardo de los acantilados también encontramos playas de arenas blancas y un sin fin de calas por explorar y no dejar de asombrarse.

Al caer la tarde es el lugar obligado para disfrutar del buen pescado fresco en alguno de sus restaurantes.

No te puedes perder un paseo por el puerto, un enclave típicamente mediterráneo.